enero 01, 2009

Las Leyes Contra las Drogas son Inmorales

En Argentina se está discutiendo en la actualidad acerca de la conveniencia de la legalización de las drogas. Jurídicamente correspondería decir despenalizar la tenencia de drogas, puesto que el principio constitucional establece que todas las acciones humanas son lícitas, excepto las prohibidas por ley del Congreso.

El debate se centra en la cuestión moral. Mucha gente piensa que el consumo de drogas está reñido con la moral y que las leyes deben prohibir. La tentación demagógica de los políticos a legislar es grande. Muchos de ellos se ven tentados también a legislar para dar la imágen al público de que se preocupan por los problemas públicos. Sin embargo la experiencia histórica ha demostrado que las leyes prohibicionistas no dan resultado, y que es aún peor, producen resultados opuestos a los deseados. El más famosos y triste de todos los casos fue la Enmiendo XVIII a la Constitución de los Estados Unidos que prohibió producción, consumo, y transportación de bebidas espirituosas. Los efectos producidos por dicha enmienda, fueron que el negocio pasó a un lugar fuera del control del gobierno, y provocaron una ola de criminalidad en aquella nación que no habían vivido nunca hasta entonces. El legendario gángster Al Capone se hizo famoso gracias a la prohibición de la enmienda constitucional, una disposición legal claramente moralista.

El debate en Argentina está elevándose de temperatura. Mucha gente piensa que con la legalización de las drogas, estas estarían disponibles para cualquier individuo, cuando es evidente que los lugares donde se consiguen fácilmente son las escuelas, universidades y cárceles, lugares donde no hay público de gran poder de compra.

Ayer, visitando el blog del
Dr José Benegas encontré este artículo que he traducido, no se si correctamente, de lo que escribió el Padre John Clifton Marquis de la Comunidad Católica de los Estados Unidos, acerca de las leyes antidrogas vigentes en esa nación, y donde detalla claramente que la legislación no funciona, que está provocando más daño aún, y cómo la ceguera moralista no ve que las leyes son la causa del crimen organizado.


Por el Padre
John Clifton Marquis
de la U.S. Catolic

Los gobiernos federales de los Estados Unidos, del estado, del condado y de la ciudad, han pasado los 50 años pasados escribiendo y decretando leyes antidrogas con los castigos cada vez más severos para los delincuentes. Estas leyes son dioses falsos que prometen una salvación que no pueden producir. Cada año, exigen más devoción a sus devotos: más tiempo, más dinero, más gente, más recursos, Pero, no importa cuan punitivas sean las sanciones (pena de muerte inclusive), el negocio de las drogas se ha extendido uniformente; ha crecido de hecho. Éste es un hecho simplemente histórico.

Las leyes contra las drogas son una cuestión moral. Cincuenta años de legislación contra las drogas han producido exactamente el efecto contrario al que perseguían esas leyes: las leyes han creado una estructura económica muy provechosa para las drogas de la comercialización. Cuando la ley no promueve el bien común, sino de de hecho que por causas de ella se deteriora el bien común, esas leyes deben ser cambiadas.

El resultado innegable es que las actuales leyes de drogas de los Estados Unidos son muy, muy costosas. El corolario en los hechos es que aquella gente cometerá muchos y violentos pecados por el control del dinero que han hecho.

La cuestión moral aquí es hacer lo mejor que se pueda para dar a la comunidad el control máximo sobre disponibilidad de la droga y, el uso consiguiente de la droga. La sociedad no puede curar a cada abusador o alcohólico de la droga; eso es un hecho. Pero la comunidad puede crear una condición social en la cual la gente inocente no caiga como víctima y donde los profesionales del cuidado de la salud tengan una oportunidad mejor (más fondos y gente disponibles) de servir el proceso curativo de los abusadores de la droga.

El principio moral implicado aquí es muy viejo y muy seguro: escoja el menor de dos males. El abuso de la droga es malo. Es un mal de la patente de la persona que abusa de las drogas y de cada uno que está conectado con ella. Pero el abuso de la droga es un problema que la iglesia y la sociedad pueden abordar y, en muchos casos, curar o controlar. En la práctica, nuestras comunidades tienen las herramientas espirituales y psicológicas disponibles. Sin embargo, la mayoría no tiene suficientes recursos humanos y económicos para utilizar esas herramientas con eficacia para ayudar a la gente que la necesita desesperadamente. La mayor parte de los recursos son dentro de un esfuerzo de seguimiento auto preventivo, que es muy natural, pero que no puede tener éxito.

El uso y el abuso de la droga son claramente problemas serios. Son toda una enfermedad moral más intrusa y más cáustica resulta de la presencia de drogas en los Estados Unidos: avaricia. La avaricia es un mal mucho más sutil que la inmadurez, eso conduce al abuso de la sustancia. Como un cáncer, produce los males secundarios tan destructivos como su raíz misma. La gente de los Estados Unidos sabe por experiencia diaria lo destructivo y el estrago infligido sobre sus vidas que las drogas proporcionan. Éste es el mal moral que debe ser borrado.

Estoy dolido por saber que a millones de ciudadanos de los Estados Unidos, la mención de la completa legalización de las drogas suene como una forma de blasfemia. Aquello es porque deliberadamente describo a las actuales leyes de los Estados Unidos como falsos dioses. Ellas son blasfemias. Ellas son el idolatrado Frankestein que los funcionarios electos han creado. Ellos hacen que el comercio de las drogas sea extraordinariamente lucrativo. Ninguna acción de seguimiento ni el nombramiento de los zares de las drogas desconcentrará a los señores de las drogas. Como una nación, los Estados Unidos pueden bien arrestar y condenar miles de mercaderes. Las agencias de aplicación de leyes, pueden encarcelarlos por los desastrosos costos causados al público. Por la clase de beneficios económicos de proveer drogas ilegales, prevén que ahí siempre habrá otros perdedores que tomarán sus lugares. Los pivotes centrales se encenderán.

Los líderes morales no tienen ninguna alternativa pero elegir entre la moralidad auténtica, que realmente es buena, y la moralidad cosmética, que parece simplemente buena. ¡Las leyes de la droga parecen buenas! Pero el defecto trágico de la moralidad cosmética, como el resto de las formas de cosméticos, es que no produce ningún cambio de la sustancia.

El autor de la moralidad cosmética parecería más bien bueno que el coste personal de hacer el bien.

Algunos convencen gente de que cualesquiera y cada problema se pueden solucionar con apenas un poco más de potencia de fuego. Con todo, los Estados Unidos tienen ya el tercer índice más alto del encarcelamiento en el mundo, siguiendo solamente Suráfrica y la Unión Soviética. La aplicación continuada de los leyes de la droga puede hacernos el número uno. Los fondos necesarios para la educación y el cuidado médico serán recortados para mantener las agencias y las prisiones del policía. Los E.E.U.U. las libertades y el proceso judicial se ponen en peligro debido a un manía cada vez mayor para ganar ante el tribunal una forma u otra. Los líderes morales auténticos no pueden permitirse el lujo arrogante del machismo, con su denegación para considerar el “no ganar.” Ganando, el caso para el abuso de la droga, está encontrando la dirección y los métodos que proporcionan la cantidad máxima de salud y de seguridad a la sociedad entera sin tener una curación que sea peor que la enfermedad.

El hecho es que los Estados Unidos nunca hubo crimen organizado hasta la prohibición. El alcohol ilegal (y así muy costoso) creó un nuevo mercado económico con los matones machine-gunning donde uno u otro moría por los beneficios. El porcentaje de los ciudadanos que bebieron el licor duro aumentaron realmente después de que el alcohol fuera proscrito. Cuando el alcohol llegó a ser legal otra vez, el sindicato ahora organizado del crimen tomó simplemente el comercio de las drogas.

El argumento estándar contra la legalización de las drogas (todas las drogas) es: “Hará a gente, especialmente gente joven piense que las drogas son buenas.” La gente implicada en la droga que reparte y la droga que usa ya piensa que ella es buena. Están adquiriendo el dinero o el placer tan altamente estimado por la cultura de E.E.U.U. A este punto, lo que es imprescindible para los líderes en los Estados Unidos realizar es descubrir que piensa la gente joven acerca de lo bueno y de lo malo. Como cultura, la juventud en los E.E.U.U. no compara ilegal con inmoral. Dentro de su cultura (y de su experiencia de lo que han estado haciendo los adultos con las leyes para la generación pasada), simplemente de los medios ilegales “más difícilmente de conseguir,” “fruta prohibida,” o “juguete del adulto.” Los Estados Unidos tienen algunas leyes para la protección de la vida humana. ¿Qué enseña eso a la gente joven sobre la ley? La ley puede muy bien haber enseñado acerca de lo bueno y de lo malo para San Pablo y Santo Thomas de Aquino, pero es apenas es eso, para la juventud de los E.E.U.U.

Otro argumento popular es que las drogas legales estarán demasiado disponibles. La realidad es los E.E.U.U., las escuelas y las prisiones del grado son dos de las áreas más calientes del comercio de las drogas. ¿Cuánto más disponible puede la materia se convertirse?

Legalizar todas las drogas en los Estados Unidos tendría un efecto inmediato y dramático: los haría baratos. En el mercado de hoy, un kilogramo de heroína ilegal o de cocaína ilegal tiene un valor de la calle de varios millón de dólares. Un kilogramo de marihuana ilegal tiene un valor de la calle alrededor de de un cuarto de millón de dólares. Un kilogramo de cocaína legal valdría quizás un par cientos dólares y un kilogramo de marihuana legal sería precio con el tabaco costoso. Mientras las drogas sean ilegales, la obscenidad de la estructura de sus precios perdurará. Las drogas legales no hacen señores de la droga. Las drogas legales suprimen la razón para que la violencia controle el comercio.

No hay duda que alguna gente abusará de las drogas legales; esto sucede con alcohol legal. Es también un hecho humano triste de que alguna gente muy sobria y razonable conduce los coches imprudentemente; juega lejos su dinero ganado duramente; utiliza el talento para el discurso para separar difamar, calumnia, y chismorrear; y dispuesta a hacer una gran variedad de cosas inadecuadas y pecaminosas. La naturaleza humana es, después de todo, herida por la realidad del pecado. Pero la legislación ahora, y nunca ha sido, la fórmula mágica para la calidad.

Los problemas, los daños, y las dificultades que resultarán definitivamente de las drogas legalizadas serán lejanos, y menos destructivos para la sociedad entera que el hurto, el soborno, la violencia, el asesinato, la mutilación, y la auto-degradación que son pan diario en los Estados Unidos hoy en día. En los Estados Unidos los ciudadanos deben tener la integridad y la dolorosa honradez de tener en sus mentes que no están previniendo la adicción al crack o cualquier otra droga en el tiempo. Los métodos actuales no están funcionando.

Humildad, no la arrogancia, ayudará a la sociedad a encontrar la mejor forma de llegar a su meta.
La auténtica definición de humildad es la verdad.

Fuente: http://www.idpi.us/dpr/writings/writings_dl_immoral.htm
Traducido por: Omar Maldonado

1 comentario:

Lille Skvat dijo...

Hola:

Estoy de acuerdo, prohibir las drogas es inmoral, porque crea más males en la sociedad. Te dejo aquí un enlace en el que explico los motivos por los que yo creo que las drogas deben ser legales:

http://lilleskvat.blogspot.com/2008/06/legalizar-las-drogas-tambin-las-duras.html

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/