diciembre 05, 2008

La barbarie ganará una batalla pero no la guerra.



Hace algunos días atrás, el periodista José Benegas publicó en su blog, copias de recibos emitidos por ciertos artistas amigos del gobierno, como León Gieco, Mercedes Sosa, Adriana Varela y Teresa Parodi, donde constaban cifras pagadas por la Jefatura de Gabinete de la Nación por montos que excedían hasta diez veces los precios normales que esos artistas cobran en recitales cuando son contratados por privados. Para la clase dirigente y la progresía a la que pertenecen estos artistas que constante y persistentemente en sus canciones cantan consignas contra la corrupción y contra el capitalismo, la publicación de esos recibos desnuda la hipocresía de sus consignas y deja en claro, que ellos son la misma cosa por la que dicen estar luchando para erradicar. Demuestran también con esto, que el Estado es el refugio de ladrones y estafadores, que buscan ganarse el dinero fácilmente.

Desde entonces la movida de estos artistas y ciertos grupos afines al gobierno, contra Benegas han sido evidentes. Han comenzado a trabajar para desacreditar a este periodista con descalificaciones y calumnias publicadas en diarios y revistas sobornados por el gobierno. Han pretendido asociarlo con grupos de derecha que buscan un golpe de estado, y vincularlo con personas acusadas de un supuesto genocidio ocurrido treinta años atrás o tal vez más, cuando Benegas era un niño que no tenía nada entender ni decidir en una cuestión semejante. Han acusado también a la Fundación Atlas 1853, de quien Benegas ha contribuido con muchos artículos. Pero lo que Benegas busca es un juicio político a la presidente Cristina Kirchner por falta de idoneidad y no un golpe de estado. Como el mismo Benegas lo dice, el golpe de estado lo ha dado el mismo señor Kirchner cuando avasalló el poder judicial y lo continúa su mujer ahora en el cargo. El juicio político en realidad sería la restauración del orden legal y no su quiebre.

Tengo un gran afecto por José Benegas. Sus ensayos, sus declaraciones en radio y televisión, me han abierto la mente y me han permitido ver muchas cosas de una manera muy diferente. Seguramente a mucha gente le ha sucedido lo mismo que a mí. Recuerdo cuando lo vi por primera vez en la TV, en el año 2000, en un excelente programa llamado “Sin Fronteras”. En ese programa, Marilú Kikuchi y Armando Ribas lo presentaron. En los programas siguientes comencé a distinguirlo por el exquisito juicio de sus comentarios acerca de la realidad argentina y de muchas cosas más. Recuerdo también la desazón que me produjo en el año 2003, cuando dijo que no trabajaba más en el programa. No obstante no me resigné, lo busqué en Internet y continué leyéndolo en un sitio web que tenía llamado “El Disidente” Luego seguí leyéndolo en el blog No me parece, y desde entonces he visitado este blog todos los días, aunque muchas veces me haya abstenido de dejar comentarios.

Por mucho tiempo Benegas ha sido una rareza en la prensa y en el pensamiento, alguien que ha ido contra la corriente de mediocridad en que se ha movido la sociedad argentina. Hoy por suerte ya no está tan solo.

Hoy Benegas dice en su blog “Polvora en Chimangos”, porque está siendo atacado por la chusma insolente del gobierno y de sus fuerzas de choque, pero no creo que su lucha haya sido en vano. Nadie como él ha sido tan persistente defensor de las libertades individuales, tan coherente en sus argumentos, e insobornables por el sucio dinero del gobierno o de quien sea. Y los enemigos de la libertad, entre los que pongo al gobierno argentino en primer lugar, naturalmente quieren sacarlo del camino de saqueo imparable.

Creo entender lo que pasa. Benegas parece estar deprimido, espero que no. Ver el propio nombre manoseado por la gentuza de Revista 23, esa coimera, inmoral y mugrosa revista. No es grato para nadie que se lo asocie a crímenes y que se levante calumias de si mismo. Lo que temo es que Benegas se de por vencido y acepte el chantaje de la chusma.

El domingo 30 de noviembre, Jorge Fontevecchia de Diario Perfil, quien había sido premiado en el año 2007 por la Fundación Atlas como Defensor de la Libertad, y por el cual Benegas había apoyado para que el premio le sea otorgado, diga ahora que no tiene que nada que ver con la Fundación referida y dijo además que no lo asocien al Ku Klux Klan, que según la Revista 23, representa la Fundación Atlas. Esto ofende a Benegas y me ofende a mí también, porque considero a Benegas como un amigo y me siento parte de la Fundación Atlas.

Es paradójico que el premio Defensor de la Libertad,se lo hayan dado a Fontevecchia. Fontevecchia es otra rata apestosa del periodismo argentino, que por lo visto la libertad le importa un bledo, y escribe lo que los lectores quieren leer y no lo que realmente cree, y se sabe bien que el público no quiere la verdad, sino que le mientan, que le cuenten fantasías, sólo una minoría del público busca la verdad. El gran defensor de libertad en la prensa es José Benegas por rato. Fontevechia es liberal hoy por cuestiones de marketing, pero si mañana los lectores le indican que escriba como zurdo escribirá como zurdo; si quieren que escriba como conservador, escribirá como conservador.

Fontevechia, su diario Perfil, la revista Noticias, y la indigna Revista 23, no son diferentes de lo que son Clarín o Página 12, y los canales abiertos: Telefe, América 2, Tn, C5N, y Canal 13, o Radio 10, Todo lo hacen por el dinero como Al Capone con sus negocios de licores. Hablan o callan según el mejor postor. El valor de la verdad no significa nada para ellos y las Libertades Individuales mucho menos, excepto cuando se trata de sus negocios.

Estos medios y estos periodistas no tienen el más mínimo código moral. La libertad de prensa, indispensable para democracia y la transparencia de los actos públicos no tiene nada que ganar con esta clase de periodismo existente en Argentina.

Por todo esto digo: ¡Aguante José Benegas! La lucha por la libertad y por la decencia es dura. No es derrota ser calumniado o atacado. La derrota es darse por vencido. Lo dice de corazón un amigo.





4 comentarios:

aplacetoreturn dijo...

Habrá que seguir la lucha contra la barbarie y la barbie barbárica.

Espero que esto sea solamente una tomada de aire, para volver con más fuerzas.

Somos pocos, pero cada vez somos más, y se mostró con las facturas, que hacemos ruido y tenemos razón.

flavio g dijo...

Parece que a José no le molesta tanto el acoso del enemigo, sino que está decepcionado de algunos correligionarios. En unos de sus comentarios (que yo malinterprete y le pido disculpas a José)se queja de los "tenedores de saco, que simulan hacer pero se esconden bajo la cama" No quiere todavía José dar detalles sobre quienes serían esas personas, prefiere guardar silencio por el momento.

Mike@ dijo...

Perfil le afana a los bloggers notas y fotos, sin darle el crédito.

La fundación Atlas debería prestar mas atención antes de premiar.

Creo que el hiatus de Benegas se debe mas a decepción con los propios que a presiones de ajenos.

Pero no descarto el hartazgo personal como una de las causas. Es verdad que este país puede llevar a la depresión y a querer mandar todo al carajo, a mi me pasa seguido. Si no fuera por el estipendio mensual de Luis y las remesas del Mossad, ya hubiera dejado de bloguear hace rato.

Pablo dijo...

Te hice un link a mi blog, y además escribí un post relacionado con la censura de expresión. Esto es algo que no tolero bajo ningún punto de vista
http://elescribasinpapiro.blogspot.com/2008/12/si-no-penss-lo-mismo-que-yo-no-habls.html#links