octubre 13, 2008

La Filosofía de la Inutilidad



A menudo se acusa a las empresas o al Capitalismo de explotar al individuo, sin embargo son las empresas del mundo capitalista las que inventan cosas para satisfacer necesidades que los individuos compran y usan sin coacción alguna. No hay que confundir coacción con persuasión, lo que hace la propaganda es persuadir no coaccionar.

No estoy de acuerdo en que haya necesidades creadas o inducidas, me parece que es inexacto llamarlo así. Las necesidades existen, sólo que los consumidores están en un estado de subconciencia acerca de esa necesidad, y la propaganda despierta la conciencia en los consumidores de esa necesidad insatisfecha. Una vez que una necesidad es satisfecha, aparece otra, pues las necesidades son infinitas y recurrentes, y están ligadas a todos los seres vivos.

Las empresas realizan estudios de mercado, esos estudios se basan en determinar qué necesidades están insatisfechas entre los individuos de una comunidad, y el comerciante o fabricante proceden a proveer un producto o servicio para satisfacer esa necesidad.

Ahora bien, vender es lo natural. Es más, aunque no se trate de cosas puramente comerciales, cada individuo trata de vender su imagen a los demás, como parecer: honestos, lindos, inteligentes, humanitarios, competentes, etc. Una propaganda está persuadiendo al individuo a comprar el producto, pero no lo está obligando. Si el individuo compra y luego se arrepiente es su problema, es una cuestión de índole personal. Lo que la propaganda busca es vender: Ud. tiene una necesidad, nosotros tenemos los medios para satisfacerla, pero Usted elige comprar.

Acusar a las empresas por la publicidad que hacen de sus productos es una insensatez. El problema lo tiene el comprador que no usa razonamiento como defensa de una invasión exterior, si considera que una propaganda es una agresión. Al acusar a un vendedor o una multinacional estamos enfocando mal el problema. No se debe regular o prohibir la propaganda, sino que cada individuo en particular debe dejar de consumirla. No mirar la propaganda basta y sobra. Si cree que se usan a los niños como medio para extorsionar a los adultos a consumir, puede pensar estrategias para evadirse de la extorsión, tal como esa mujer en el video indica, que deben responderles los padres a sus hijos.

Ahora que sabemos como es el problema debemos actuar en consecuencia. Es una cuestión de elección personal. La mente es nuestra arma de defensa.

2 comentarios:

Osvaldo Facundo Benitez Meabe dijo...

Bueno un profesor mio siempre decia, no esta mal comprar lo que esta mal es no saber que te lo estan vendiendo.
No se puede ignorar que somos quienes tenemos la última palabra. Y yo fui niño en la decada del ochenta y principio de los noventa y la verdad es que mis padres sabian decir que no asi que por mucho que LES DE LA LATA no había compras compulsivas. Coincido con vos, la culpa no es de la empresa sino de los padres que le dan a sus hijos todos los gustos para que nos los molesten DANDO LA LATA. bueno post.-

aplacetoreturn dijo...

Roark, si estás interesado te invito a continuar esto:

http://aplacetoreturn.wordpress.com/2008/10/16/14-cosas/